“No te enamores de una mujer que lee, de una mujer que siente demasiado, de una mujer que escribe…


No te enamores de una mujer culta, maga, delirante, loca. No te enamores de una mujer que piensa, que sabe lo que sabe y además sabe volar, una mujer segura de sí misma.

No te enamores de una mujer que se rie o llora haciendo el amor, que sabe convertir en espíritu su carne, y mucho menos de una que ame la poesía (esas son las más peligrosas), o que se quede media hora contemplando una pintura y no sepa vivir sin la música.

No te enamores de una mujer a la que le interese la política y que sea rebelde y sienta un inmenso horror por las injusticias. Una que no le guste para nada ver televisión. Ni de una mujer que es bella sin importar las características de su cara y de su cuerpo.

No te enamores de una mujer intensa, lúdica, lúcida e irrevente. No quieras enamorarte de una mujer así. Porque cuando te enamoras de una mujer como esa, se quede ella contigo o no, te ame ella o no, de ella, de una mujer así, jamás se regresa…”
Anuncios
“Búscame cuando te apetezca; cuando notes que me echas de menos; cuando te mueras de ganas de tenerme; cuando no tengas a nadie que te diga que te quiere; cuando extrañes las risas, las caricias, las conversaciones, los abrazos y las locuras.
Búscame cuando necesites a alguien que te sorprenda; cuando te des cuenta que nadie tiene esos detalles; cuando necesites que te digan lo especial que eres, lo bonita que es tu sonrisa y lo bien que te ves cuando te enfadas.
Búscame cuando mires el celular esperando que te hable; cuando salgas y sin darte cuenta me busques con la mirada entre la gente… cuando inesperadamente alguien te toque la espalda y al girarte esperes que sea yo.”

“¿A qué estamos jugando?
Esta claúsula de olvido mutuo, olvido que no se concreta.
¿A qué estamos jugando? Intentando llenar los vacios que nosotros mismos nos hemos causado, por indecisión, por miedo. Hemos sido tan cobardes, preferimos huirle al destino y no tentar la suerte. No nos arriesgamos a dejarnos, pero tampoco nos arriesgamos a tenernos para siempre. Olvido disfrazado de amor, de preocupación, de interés. Olvido sin olvidar, olvido que te recuerda a cada instante, olvido pintado de caricias y sueños que se niegan a morir en mi mente.
¿A qué estamos jugando? Tú cerrando los ojos y huyendo de tus pensamientos que me nombran; y yo, abriendo los ojos porque al cerrarlos te veo inmediatamente.
Jugamos con fuego cariño, jugamos y nos estamos quemando, y aún siendo cenizas …te juro que no vamos a olvidarnos.”

(“Fragmentos de no sé qué”, Mercedes Reyes Arteaga)



“Aprendí que muchas veces las personas no comprenden lo que tienen delante y muchas veces no lo aprecian…
Aprendí que de un día para el otro todo puede cambiar…
Aprendí que no hay nada más lindo y difícil que poder confiar en alguien…
Aprendí a aceptar las desilusiones o a no darles tanto peso sin embargo…
Aprendí a seguir adelante aunque la única persona con la que quisiera hablar sea la misma que me ha lastimado…
Aprendí que muchas personas esto no lo han jamás entendido.
Aprendí que más das, menos recibes; que ignorar los hechos no los cambian; que los vacios no siempre pueden ser colmados; que las grandes cosas se ven de las cosas más pequeñas; que la rueda gira, pero cuando ya no te importa más nada…
…y que en la vida no se termina jamás de aprender.”

“Belleza no es una larga cabellera, las piernas flacas, la piel bronceada y los dientes perfectos.
Confíense de mí.
Belleza es el rostro de quien lloró y ahora sonrie. Belleza es la cicatriz en la rodilla que tienes desde que caiste de niña. Belleza son las ojeras cuando el amor no te deja dormir. Belleza es la expresión de tu rostro cuando suena el despertador a la mañana. Es el maquillaje colado cuando sales de la ducha. Es la risa cuando haces una broma que sólo tú entiendes. Belleza es cruzar su mirada y no entender más nada. Belleza es tu mirada cuando lo ves. Es cuando lloras por tus paranoias. Belleza son las arrugas que marcaron el tiempo. Belleza es todo aquello que probamos dentro y se manifiesta por fuera. Belleza son las marcas que la vida nos deja, los puños y las caricias que los recuerdos nos provocan. Belleza es dejarse vivir!”